[Ingredientes: .Insomnio: 50% .Ilusión : 25% .Desilusión: 25%]

martes, 5 de noviembre de 2013

El pasado siempre vuelve/El futuro es lo mismo





Pasan los días y los meses en esta ciudad que no es la mía, en este país ajeno, con este tiempo extraño y esta sensación de abismo.
Pasan los días  y me pregunto quién es el/la dueña/dueño de mi felicidad...¿yo? ¿tú? ¿nadie? Y me doy cuenta de que esa auto-destrucción con la que nació este blog sigue latente 7 años después. 7 años de historias tormentosas, de auto-boicot a mi misma y a mis logros, de prohibirme ser simplemente feliz y de desear inconscientemente amores platónicos y tortuosos como modo de vida.
Pero aquí estás Marta, a casi 3000 kilometros de casa. Con planes de boda y esas cosas. Pero tan complicada, atrapada en el pasado y cambiante como siempre

sábado, 12 de octubre de 2013

...




How I wish, how I wish you were here.
We’re just two lost souls swimming in a fish bowl,
year after year, running over the same old ground.
What have we found?
The same old fears,
wish you were here.

sábado, 17 de agosto de 2013

Coordenada cero






     Y ahora vivo al norte del Norte. Hace frío en mi país.

martes, 18 de junio de 2013

Pesadilla en Mataró




Se cerró el círculo. The Ring of Fire. Somos una bomba de relojería (lo sabíamos y aceptamos el riesgo) que finalmente nos explotó en las manos.
Y en ese hotel me desintegré en mil pedazos y sentí que todo se había vuelto una pesadilla, quería mi casa, mi cama, mi espacio, quería a mi Marta de vuelta.
Yo lloraba por la hostia con la realidad que me metí, bajé de los cielos a los infiernos sin parada en medio para pisar un poco la realidad. No, sólo existió la felicidad extrema y la desgracia absoluta.
Tú te dormiste y yo sólo hacía que decirme en voz bajita que no debería de haber venido.

En fin, esto es un adiós semi-permanente (o permanente del todo), te quiero, te echaré mucho de menos porque eres mi prototipo 100% de tio pero antes que todo voy yo.

viernes, 14 de junio de 2013

El café pendiente





¿No crees que es suficiente? ¿No crees que no es normal lo que te pasa?
Imagínate a mi mirándote y diciéndotelo. 

Sí, es probable que tengas que hacer un gran esfuerzo para recordar mi voz y mi mirada en esos momentos en que transmite frialdad y muerte a partes iguales. Buscarías encontrar el que siento en mis gestos, en mi voz, en mi forma de cruzar las piernas pero solo encontrarías un permanente fundido en negro.

¿No crees que no es normal que mires mi blog cada dos por tres cuando tienes una vida en teoría genial? Digo más ¿No crees que no es normal que mires mi blog cada dos por tres cuando deberías de estar centrado totalmente en la persona que tienes a tu lado? ¿Olvidas que no soy una blogger más sino tu ex novia?
Y dirías que no lo vemos igual, que tu eres plenamente feliz con ella y es un tema de curiosidad, de que he sido una persona muy importante en tu vida y todas esas cosas. Probablemente cuando empezaras a decir estas palabras me anticiparía y acabaría tu frase, ya ves, hay cosas que no cambian.
Y probablemente me dirías que piense lo que quiera, y ya ves, es lo que estoy haciendo pero creo que recuerdo partes de tu personalidad y tu jamás recurrirías a saber de tu ex (la cuál no es tu amiga ni has acabado bien con ella) si no es porque algo se ha roto ahí dentro...

jueves, 13 de junio de 2013

The Lovers Card





Cuando vuelvo a la carga, en ese impulso casi suicida que me nace de dentro y que nació el día en que lo hice yo, digo que lo dejo todo y me voy de aquí con solo un quizás de maleta. Me voy de Valencia y me planto en tu tierra para ver tus hoyuelos cuando te ries y sufrir tu mala ostia cuando te enfadas, para que me mires, me sonrías y me acaricies la rodilla mientras conduces mientras ninguno de los dos hablamos y suena de fondo death metal.
Eres el reto más difícil al que me enfrento desde hace años pero pareces hecho a mi medida: me das un poco de esto, de lo otro, me mantienes en vilo, me has hecho sonreir, llorar y aprender a cuidarme cada día un poco más.
Me agitas la conciencia mientras me curas las heridas y con tu espalda me proteges de que nadie ni nada me vuelva a hacer daño. No sabes cuánto me quieres ni quieres dejarte  llevar porque quieres hacer las cosas bien pero ya no me importa lo más mínimo nada: esto ya no se para.
Recuerda siempre lo que te dije un día: tu y yo vamos a acabar o muy bien o muy mal, nunca va a existir el termino medio entre nosotros.

viernes, 17 de mayo de 2013

¿O llueve adentro?








¿Cómo explicar lo que sólo está en tu cabeza y que jamás se va a materializar?
¿Cómo explicar que cualquiera de las horas que nos hemos tirado hablando puede llenarme más que cualquier orgasmo o cualquier beso que me podrías haber dado?
¿Cómo hacerte entender que lo que siento es real y es posible, que lo has avivado con tus tonterías y tus risas? ¿Cómo hacerte entender que no te dejo solo, tirado y puteado porque quiera sino porque lo necesito?
¿Cómo conseguiré desengancharme de todo esto si sigo escuchando tu voz, si sigues tocandome la fibra todos los días, si consigues que sonría todos los días?

El tiempo es la solución y la distancia el camino. Estás enfadado, me muerdes con palabras hirientes, no lo entiendes, alguien más te deja tirado en el camino, te jode, me quieres quitar de todos sitios pero en realidad solo quieres llorar y cabrearte, quisiera decirte "ya somos dos".
Más jodido es lo mío que me he enganchado de ti y no es el momento. Empiezo a estar acostumbrada a llegar en "malos momentos", a ser "esa" que llegó cuando acababa de dejarlo con una ex.

lunes, 29 de abril de 2013

Llueve ¿afuera?


La noche se estaba volviendo clara y llevábamos unas cuantas horas encerrados en tu coche, escuchando Jazz mientras a fuera diluviaba sobre la playa. Parecía un escenario idílico sino fuera porque olía a tabaco porque fumabas dentro y me jodía. Había hecho más de 300 kilómetros y aquí estábamos, cara a cara, tu mirándome fijamente y yo preguntándote ¿qué? porque me clavabas los ojos y me ponías nerviosa.
Me abrazabas y suspirabas, yo hacía lo mismo y sabía que quizás era la única y última vez que lo hacía así que aspiraba ese momento por la nariz y lo echaba por la boca mientras me palpitaba la sien.

Has puesto cara de susto cuando me he acercado a ti, dices.
Joder, pues claro.

Gracias por darme el amor y el desamor necesario para volver a ser la Marta de las locuras y las7y27.

lunes, 4 de marzo de 2013

Carta a un desconocido






Me imagino tu nueva vida: tranquilidad, un trabajo que te gusta, quizás una novia relajada y no celosa, tu coche blanco, tu ciudad, tu "nuevo" cuerpo...serás feliz, imagino.
Atrás quedaron años raros: de un amor contaminado por el miedo a soledad, el uso desmedido de la cabeza  y la hecatombe final de una situación surrealista donde pedí perdón por cosas que en la vida volvería a pedir.
He madurado para dos cosas: primeramente para aprender a relativizar los celos pero segundo y más importante para nunca pedir perdón por cómo soy y menos pronunciar la frase de "Puedo cambiar". ¿Cambiar? ¿El qué? No, nadie se merece que cambie, quien me quiere me quiere así.

Nunca te he mencionado desde que lo dejamos por aquí y no es por dolor. Gracias a fuerzas divinas junto a mi capacidad de regeneración conseguí apartarte de mi vida/memoria en un tiempo exageradamente corto.

Sucedió desde el minuto cero una especie de milagro de doble filo: mi mente borró casi totalmente aquellos años de mi vida, no me acuerdo de nada absoluto. Creo que tengo como 4 recuerdos en total de 2 años y medio. Ni siquiera me acuerdo de tu voz y si no veo fotos tuyas (tengo dos, se me borraron todas) no puedo recordar tu cara. Es algo raro, es como que si una parte que no sabes identificar de ti mismo se hubiera ido pero no sabrías decir que es, pues eso me pasa a mi, la sensación de vacío la he sentido intermitentemente en este tiempo pero no sabría decir vacío de qué porque no recuerdo nada (y me da mucha pena), porque tengo dos años y medio de mi vida en blanco y no sabría reconstruirlos.

He hecho tantas cosas en este tiempo, tantos cambios, tantas remodelaciones que ya no creo que reconocieras a la persona que tienes delante.
Me tatué y me volví a tatuar y me volveré a tatuar. Dejé las tonterías de lado y empecé a vivir con una coherencia real. Sentí que tenía que tenía la necesidad de expresarme mucho más, dejé de escribir y quejarme, empecé a expresarme de una manera más física. Llevé mi estética hasta el punto donde yo me sentía cómoda y libre y empecé a ser más Marta que nunca. Me he vuelto un animal nocturno, un personaje conocido como Hache.

Pero volvamos a la teórica pareja que eramos. Dios, qué cobarde y subnormal llegaste a ser. Si me dejaste de querer era tan fácil cómo decirlo pero decir que te dejan por celosa...puedes hacer que la persona (en este caso, yo a mis 22 años, una pardilla sentimentalmente echa polvo) se sienta culpable y desee hacerse el hara-kiri solo para que no te dejen. Muy feo por tu parte, realmente muy feo.
Creo que eres la primera persona a la que guardo rencor y espero que seas la última.

Y bueno, todo esto es una especie de catarsis que necesitaba poner por escrito, sin importarme el efecto que te cause(que supongo que será menos que mínimo a estas alturas).
Buenas noches y buena suerte.

lunes, 11 de febrero de 2013

Das Trauer




La sangre, eso es, la sangre que tira, amarra y exige.
Que lo que te enseñaron, que lo creiste, que te olvides. Que te olvides ya. Que ni pienses en rozar muchas de las metas que te has creado. Que tu vida es un 10% de lo que fue.
No te quejes, total que tienes salud y trabajo. Te jodes si te falla lo demás. No te pongas histérica, no grites, no llores, no te frustres.
Si fallaba la A, antes me aferraba a la B y si fallaban A y B quedaba la C, que era la familia. Despeja la incógnita. Ya ves, y ahora falla mi ABC y no existe un plan D.
En fin, si no me doy a las drogas en este momento de mi vida, va ser el primer milagro que presencio.