[Ingredientes: .Insomnio: 50% .Ilusión : 25% .Desilusión: 25%]

jueves, 5 de julio de 2012

Re-cordar

Hay muchas noches que no puedo dormir por cambio de horas, por siestas, por café, yo que sé...y en esas noches me vienen a la cabeza recuerdos.
Los recuerdos de por la noche me gustan porque me sirven para recapitular, para resumir y para decir, que 23 años más intensamente vividos. Cada noche recuerdo una cosa.

Hace unas noches recordé el episodio en el que me lié con un garrulo de un pueblo de Almería en un campo de trabajo del que me pillé y recordé todo: el olor, la mirada, el ruido, la ropa que yo llevaba ese día, la emoción...

Otra noche recuerdo la voz de Pau y la luz de las 6 de la mañana.
Otra noche recuerdo los trabajos manuales que hacía en la guardería y recuerdo pintar un dibujo con un sapo en una estatua y algo monstruoso que nose ni que es que llaman a mi madre la psicologa de la guardería muy asustada.
Otra noche recuerdo una mañana de agosto de hace 8 años en mi pueblo en la que desayuno enfrente de mi abuelo que está leyendo el periódico y ninguno dice nada. Pero yo le miro fijamente y me lo guardo. Y ese fue su último verano.
Otra noche recuerdo las sensaciones que me causaban subirme en un BilmanBus camino a Bilbao. Los nervios en la barriga, el ¿cuando llegas?, el frío que calaba en los huesos.
Otra noche recuerdo tacto de la piel suave.
Otra noche recuerdo el olor de Axe Dark Tentation y mejor no lo recuerdo que me pongo cachonda.
Otra noche recuerdo el ruido de las olas de Portsaplaya en septiembre y la risa de Gabi.