[Ingredientes: .Insomnio: 50% .Ilusión : 25% .Desilusión: 25%]

jueves, 4 de octubre de 2012

H-o-l-a





Me tiemblan las letras de tu nombre.
Y de eso me he dado cuenta esta noche.
Pensaba en el suelo, en la tierra, en lo que me sujeta a ella pero no, otra vez  ha sucedido.
En tres décimas de segundo que escribias H-o-l-a yo decía A-d-i-o-s al suelo, y volaba por los aires.
No te imagines volar por los aires en el sentido bucólico de la palabra, es más volar como vuelan las cosas en las explosiones, sin un ritmo, sin un rumbo, volar como metáfora de salir al espacio exterior-desintegrarse-volver a la tierra-reintegrarse.
Ya ves tu, qué tontería.  Ni te veo dese hace mucho. Total ¿para qué? una noche de borrachera, cuatro besos mal dados y un largo remordimiento, eso es lo que nos espera y  ya somos perros viejos.
Nos atraemos-alejamos porque los dos nos recordamos demasiado a muchas otras personas que pasaron por nuestra vida y la espalda ya duele.

domingo, 9 de septiembre de 2012

La mujer de las sakuras






Llevo en mi hombro una rama de flores de cerezo. Los cerezos florecen en primavera  y tienen unas pequeñas flores (sakuras) rosas muy bonitas y delicadas, luego, se marchitan y ya no vuelven hasta el año siguiente, para los japoneses significa que todo es transitorio en la vida y que nada es para siempre.
Es justo lo que quería recordarme a mi misma cada vez que me mirara al espejo y decidí hacerlo cuando se rompió aquello que yo creía para siempre.

Hoy cumplo 24 años y miro al presente. Me veo a mi, pelo largo y oscuro, ojos verdes y grandes, piel muy blanca, mis curvas, mis tetas pequeñas, la tinta en mi piel. Me toco el hombro con los ojos cerrados y siento la piel desnuda, los abro, y ahí está la fugacidad en la vida posada en él.
Me conozco más que nunca, de eso estoy segura, y para eso me ha hecho falta vivir sola en Berlín, mis experiencias desastrosas en el amor, trabajar poniendo cafés teniendo una carrera, conocer a Sabela, explorarme de arriba a abajo y ver what´s wrong with me. Y después de todo reconocerme a mi misma que aún tengo el mismo corazón inmenso, ultra sensible y llorón con el que nací, que ahí está intacto.

jueves, 5 de julio de 2012

Re-cordar

Hay muchas noches que no puedo dormir por cambio de horas, por siestas, por café, yo que sé...y en esas noches me vienen a la cabeza recuerdos.
Los recuerdos de por la noche me gustan porque me sirven para recapitular, para resumir y para decir, que 23 años más intensamente vividos. Cada noche recuerdo una cosa.

Hace unas noches recordé el episodio en el que me lié con un garrulo de un pueblo de Almería en un campo de trabajo del que me pillé y recordé todo: el olor, la mirada, el ruido, la ropa que yo llevaba ese día, la emoción...

Otra noche recuerdo la voz de Pau y la luz de las 6 de la mañana.
Otra noche recuerdo los trabajos manuales que hacía en la guardería y recuerdo pintar un dibujo con un sapo en una estatua y algo monstruoso que nose ni que es que llaman a mi madre la psicologa de la guardería muy asustada.
Otra noche recuerdo una mañana de agosto de hace 8 años en mi pueblo en la que desayuno enfrente de mi abuelo que está leyendo el periódico y ninguno dice nada. Pero yo le miro fijamente y me lo guardo. Y ese fue su último verano.
Otra noche recuerdo las sensaciones que me causaban subirme en un BilmanBus camino a Bilbao. Los nervios en la barriga, el ¿cuando llegas?, el frío que calaba en los huesos.
Otra noche recuerdo tacto de la piel suave.
Otra noche recuerdo el olor de Axe Dark Tentation y mejor no lo recuerdo que me pongo cachonda.
Otra noche recuerdo el ruido de las olas de Portsaplaya en septiembre y la risa de Gabi.

domingo, 15 de abril de 2012

Bye lover


Adiós y buen viaje.
Pienso estas palabras a menudo. A menudo cuando paso por la calle de casas abandonadas que hay detrás de mi casa. También pienso esto cuando a veces paso por las terrazas donde siempre te sientas con tus amigos de 7 años menos y bebéis todo el día y sigues jugando a Peter Pan.
Tu cara de bruto, de fiero, de frío. Tu vocabulario curtido por pasar muchos años con chicos de reformatorio. En realidad me flipaba.
El poco tiempo que pasamos juntos y la de mil vivencias/emociones que puedo describir. Borracheras, tocar la guitarra, tu perra, tu mantita, tu cama y volver un domingo a las 7 de la mañana con 0 grados temblando a mi casa.
Y todo en dos putas veces que nos vimos. Pero yo no necesitaba nada más para engancharme de ti porque (creía que) eras lo que estaba esperando.

Y como la gilipollas que soy te esperé y esperé días que se me hicieron meses y meses que se me hicieron años.
Y hoy, te dejo de esperar.
Adiós Pau. Bon Voyage!

lunes, 27 de febrero de 2012

One year later


Haciendo balance de mi vida un año atrás he llegado a la conclusión de que me he convertido en "exs" de muchas cosas.

Ex-llorona
Ex-novia
Ex-enferma cada dos por tres
Ex-sufridora nata
Ex-vergonzosa
Ex-preocupada por lo que digan los demás
Ex-amiga de algunas personas
Ex-desempleada
Ex-estudiante
Ex-celosa
Ex-de casi no salir de fiesta

Bueno,todo ha sido a mejor. Es guay.

domingo, 15 de enero de 2012

Recortables


He puesto mil caras al supuesto amor de mi vida: con barba, sin, con piercings, sin, rubios, morenos. Le he puesto mil voces: desde un acento vasco, murciano, valenciano incluso inglés. Le he puesto mil brazos: tatuados y sin tatuar, morenos y pálidos, musculosos y blanditos. Le he puesto todo tipo de ropas posibles: desde ropa ancha a polos de marcas. Y jugando a los recortables me pasado 23 años y medio de mi vida.

Cuando creo que lo encuentro me faltan dedos en las manos para tocarle, mis ojos se quedan pequeños para verle cuando duerme y mi memoria muy corta para recordar cada uno de sus gestos. Los días se me hacen cortos a su lado, las noches se hacen largas, las borracheras juntos son aventuras y la vida se vuelve película.
Luego cualquier cosa hace que se rompa, mi culpa, la suya, que más da, al menos ya hace mucho mucho tiempo que no lloro por eso. El caso es que se rompe el maniquí y le pongo otro cuerpo distinto, otra cara, otros brazos, otra ropa...y otra alma. Y volvemos a empezar de nuevo el ciclo: noches, días, amor, sexo y riesgo.

Yo le llamo amor de mi vida pero lo más paradójico es que no pienso que el amor sea para toda la vida, sino para un ratito pero bueno, mi cabezonería me lleva a querer algo que sé que no existe.
Recuerdo cuando era joven e inexperta y me enamoraba realmente y quería literalmente fagocitarme con mi novio de ese momento, quería realmente vivir en él, meterme en él y vivir dentro para siempre.Y me pegaba taaaaanto a su espalda cuando dormiamos juntos...cómo si así pudiera traspasar la barrera de la carne y meterme a vivir allí dentro. Qué cosas.

La verdad es que ya no quiero que me quieran, ni yo quiero querer.Me gusta ser una quejica, tener una relación de amor/odio con el enamoramiento y tener nervios en el estómago de vez en cuando. Eso es todo.

domingo, 8 de enero de 2012

El tiempo y el rencor


Creo que el tiempo es un arma de doble filo. Me gusta cuando me sirve para olvidar, para equilibrarme o para tomar carrerilla para empezar. Pero si hay una cosa que no me gusta del tiempo es que parece que te fuerza a perdonar, a perdonar cosas que te han dolido solo por que "pasa el tiempo". Pues me niego, me niego a que "el tiempo" favorezca a la gente que me ha hecho daño.
Un ejemplo de esto: hace dos semanas murió mi abuelo y meses antes murió mi abuela. Con ambos había tenido una relación pésima hasta los 15 años que me di cuenta de lo malas personas que eran. Bueno, pues he tenido la oportunidad de verlos en el hospital y perdonarles todo. Pero...¿por qué he de hacerlo? ¿Por qué te estés muriendo se te perdona todo lo que has hecho en vida? No gracias, yo no recibí ningún cariño de esas personas, porque no te quede tiempo no te voy a perdonar.

Pero bueno, esto solo es un pequeño ejemplo. El ejemplo más claro de perdón por motivos de tiempo es el ejemplo de los "exs", que se piensan que ellos no tienen nada que hacer para que te disminuya la rabia por el daño que te hayan podido causar, que ya para eso está el tiempo, que hará que tu te olvides de lo malo y le recuerdes como "aquel buen chico que te hizo pasar unos años bonitos de tu vida pero que simplemente no pudo ser pero que le recordarás con cariño". Sí, claaaaaro.
Me niego a que me den por saco sentimentalmente hablando y que gracias a que pasan unos meses o años, olvidarlo todo...Guardo el rencor justo para rehacer mi vida perfectamente sin que pueda contagiar a otras personas pero sí, el rencor sigue ahí porque no me da la real gana de que se vaya solo por el tiempo.