[Ingredientes: .Insomnio: 50% .Ilusión : 25% .Desilusión: 25%]

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Otto el piloto


Hola Otto:
Hace mucho tiempo que no te escribo. Han pasado tres años o más desde que decidí que no existías, que solo vives dentro de un guión, que solo eres la invención de un loco que se inventó un día Los amantes del círculo polar. Un día, cuando debía de ser feliz por tener alguien que me quería pero que no tenía nada que ver contigo pensé, esto debe ser lo que la vida me reserva y los Ottos son para las Anas, y yo me llamo Marta.
Y me despedí de ti, de tu avión y de la posibilidad de que saltaras alguna vez por mi ventana. No, yo tenía a un chico que me quería pero que no se reía de lo torpona que soy sino que le sentaba mal y eso, Marta, era lo que había.

Hoy, que vuelvo a ser libre y que vuelvo a ser en esencia lo que he sido siempre, una enamorada del amor/desamor, una yonki de las emociones fuertes, una forofa del amor platónico e imposible, hoy vuelvo a creer en ti, porque ¿Por qué no?. Voy a buscarte en cada cuerpo, no para amarte, sino para exprimir todas las sensaciones que me puedas dar Otto, para sentir que vivo, que odio y que amo, para sentir que vale la pena seguir creyendo en ti.