[Ingredientes: .Insomnio: 50% .Ilusión : 25% .Desilusión: 25%]

viernes, 15 de julio de 2011

Bilbao


Miré a mi alrededor y nada había cambiado. Seguía siendo la misma plaza del metro de Areeta, las mismas tiendas alrededor, los gritos de los niños y los abuelitos en la plaza. Todo estaba como lo dejé hace justo 5 años este mes. Creía que si volvía alguna vez a este sitio no recordaría el camino a tu casa pero no fue así...vivías en la calle de al lado y vi tu casa desde el banco donde me senté.
Todo el tiempo que viví contigo me vino a la cabeza: que me llamaras nire biotzaren zatiko, tu sonrisa de dientes de niño, los chupetones adolescentes, los nervios y las ganas de llegar cuando estaba 8 horas en el bus para verte ycreo que aún recuerdo tu voz y tu acento. Y ahí estaba yo, sentada a 700 kilometros de mi casa en un banco de la plaza que nos había visto pasear, discutir o abrazarnos miles de veces.

He vivido intensamente estos cinco años, quemé todas tus cosas y imaginé que nunca exististe pero tus cenizas nunca se apagaron de hecho con el tiempo se han reavivado hasta el punto de querer saber qué es de tu vida, cosa que siempre me ha dado miedo y he huido tan solo de tu nombre. Pero ya ves, ahí estaba en tu calle, temblando solo de pensar que te podría ver y pensaba lo desastrada que iba vestía y si me reconocerías...qué ridícula me siento escribiendote Mikel, que nunca leeras esto y que nunca volvere a saber de ti...
Después de pasar la tarde en Areeta y no verte (por ¿suerte? ¿desgracia?) cogí el metro y me cogi de la baranda que pensé que más de alguna mañana habrías cogido esa baranda para ir a la uni y seguí paseando por esa ciudad que algún día fue nuestra y ahora es solo tuya.