[Ingredientes: .Insomnio: 50% .Ilusión : 25% .Desilusión: 25%]

jueves, 30 de junio de 2011

Maldita mordaza


Siempre me parecieron demasiado complicadas las relaciones entre mujeres y hombres, más que las relaciones, las sutilezas de las relaciones. Creo que sabéis a qué me refiero:las palabras calladas, los mensajes entrelíneas, las miradas furtivas. Soy tan...primitiva y animal para esas cosas...tengo tan poco tacto, tan poco aguante, tan poca paciencia.
No entiendo porque las cosas, en general, tienen que llevar un ritmo predeterminado, todo es lento o todo es rápido con alcohol, no hay tercera opción. No está la opción de dejarte llevar y besar a alguien si te apetece sin miedo, sin pensar en consecuencia, vivir, sentir y luego ya veremos. Funciono tanto por impulsos que llego a pasarlo mal por el simple hecho de cortarme, de ponerme freno, de autocontrolarme, la otra persona es lo de menos, lo de más es que me cuesta tanto entender que no podemos hacer siempre lo que nos apetece...

Enfin, odio el mundo civilizado y los chicos civilizados. Quiero animales. Como yo.

martes, 21 de junio de 2011

El abrazo


Vas sintiendo calor, un calor que te abrasa y lo sientes que va de tus mejillas a tu estómago y ahi se enreda como una trepadora y echa raíces por todo tu cuerpo. Sientes que el fuego va quemarle, tiene que notarlo si está pegado a mí. Apreto más fuerte para no olvidar este abrazo, porque aunque no estoy enamorada de ti quiero que te quedes cerca, muy cerca, tanto que me oigas respirar. Me separo, te miro y no quiero que te vayas así que te vuelvo a abrazar y esta vez me sumerjo en el olor de tu camiseta y sonrío, seguro que si yo fuera chico llevaría esa misma colonia y esa misma camiseta.

Entonces pienso en el tiempo que los seres humanos perdemos buscando alguien que se parezca a nosotros, alguien con quien compartir días y risas y en como vamos dando palos de ciego, probando una y otra persona a ver si es esa pieza de puzzle no que nos falta, pero si que puede encajar con nuestro cuadro.
Vuelvo a la vida real, al momento que por fin nos separamos y nos quedamos mirandonos a los ojos y los desviamos pronto no vaya ser que nos lea el otro que dice nuestra mirada...
Y al final me da igual si todo lo que sentí lo sentiste tú, yo me siento contenta de haberlo sentido, contenta de haber compartido este ratito contigo, contenta de saber que existe alguien como yo.