[Ingredientes: .Insomnio: 50% .Ilusión : 25% .Desilusión: 25%]

martes, 28 de abril de 2009

With/Without


Aprendí. Y con esa palabra debería de valeros para adivinar los motivos por los que vuelvo con la cabeza más alta que nunca. Escribo con el sabor dulce de saber apreciar, de saber coger un gran colador entre mis manos y agitar dos años y medio de vida-semi-inconsciente,la vida moderna, la vida donde vivir significa respirar no pensar.
Nadie dijo que fuera fácil ver como miles de sentimientos se te van al fondo del desagüe, donde jamás volverán los lastres anónimos, donde se ahogan en su propia pena aquellos que no saben perder. Pequeñas motas de historias interminables se agarraban a mi piel, a mi ropa, a mi voz para no ser olvidadas, para no ser asesinadas en un paso cuanto menos necesario, cuanto más purificador. Sin dudarlo, me libraba de ellas y con pequeños alaridos abandonaban la vida terrenal para marcharse, para siempre, al limbo donde quedan los niños que no nacen o las promesas que no se cumplen.
Se fueron las cómodas cadenas que encadenan a la persona a la baja autoestima, el afrodísiaco insomnio inspirador de los textos más desgarrados que tengo, el cianuríco y agradable gusto de la tristeza como vicio y la atracción tormentosa como manera de rellenar mi tiempo.
Una vez que tuve en mis manos solo lo bueno metí esas pequeñas luciernagas en un bote y estuve todos estos días estudiandolas...y gracias a todo este pequeño/gran proceso aprendido a saber traducir también el día a día, la belleza de las pequeñas cosas, la felicidad, en letras.

"He elegido esta foto porque me trae muchos recuerdos sobre este tema. Estas Pascuas me fui a Granada con unos amigos y Julio, mi novio. Un día nos dió por hacer una excursión y yo me canso en seguida. Llegamos al sitio, era una montaña de 1000 metros de alto, se llamaba La Piedra de la Rendija y era muuuuuuy imponente. Yo cuando llegamos me negué en rotundo a subir eso, más que nada porque sé que jamás lo lograría, si en mini excursiones ya me rindo en seguida esto iba a ser horrible. Julio y yo discutimos porque yo no quería subir y entre él y mis amigos me convencieron. Julio decía todo el rato que seguro que subía, que confiaba en mí y yo estuve toda la mañana quejandome de lo cansaba que estaba, que si me habia dado un calambre, que si que frío, que si menudo sitio habia elegido Julio y Julio sonreía y me daba la mano y hacía de remolque en momentos "criticos". Me puse medio a lloriquear victima del cansancio, del frio y del hambres puesto que llevabamos 2 horas y media y aun quedaba mucho y Julio solo decía "Ánimo campeona, que tu puedes, venga vaa" y yo que no , que no, y sinceramente creía que jamás llegaría, lo veía taaaaaan lejos...Hasta que entre bromas y despistes para que no me acordará de mi cansancio llegamos arriba y a parte de mi vértigo, de mi hambre, de mi cansancio, de mi dolor, de mis quejidos... me sentí poderosísima, vi que soy capaz de muchas más cosas en cuanto me quito la cadena de la comodidad, me sentí que empezaba una nueva era.."

miércoles, 1 de abril de 2009

Esto es un hasta luego


Lo reconozco, últimamente he ido huyendo de la hora mortal, he dejado de mirar el reloj por si acaso me encontraba con ella incluso si me preguntaba la hora decía "no tengo hora", todo por no encontrarme esos 3 dígitos: 7:27, ese recordatorio de "Hola, ¿llevas mucho tiempo recurriendo a mí, recurriendo a las horas bajas, recurriendo a el atardecer de las 7 para empezar a vomitar el día sobre mí y derrepente no quieres saber nada de mí?" Y una punzada de traición me estampa contra el reloj de mi cuarto y me recuerda que las 7y27 siempre persegirá y no puedo ignorarlo dejando entradas de mierda que me recuerdan que algún día escribí y escribí con ganas, purgandome, purificandome y cuanto más dolor rezumaban más preciadas eran para mí, eran joyas en un estercolero.

Hoy en día mi hora preferida a perdido su sentido, ya no hay nada que purgar, ya no hay nada que llorar en letras, mi vida es simple, completa y feliz (cosa que jamás jamás pensé que yo tendría). Con todo esto lo que quiero decir es una especie de adiós provisional , un arma de doble filo, ya que si todo me sigue yendo tan bien no tendré porqué volver a este sitio ninguna noche más y si todo sale mal volveré a ser la misma adicta de antes.
Ha sido un placer poder compartir con vosotros mis historias sentimentales, mis fracasos, mis éxitos y todos los intentos que se quedaron en el camino.
Espero poder hablaros algún día de cómo me va, pero ojalá no sea aquí y sea en un bar de cañas.

Buenas noches y buena suerte:)