[Ingredientes: .Insomnio: 50% .Ilusión : 25% .Desilusión: 25%]

jueves, 25 de diciembre de 2008

Autobuses_


Mi medio de transporte preferido es el autobus. Siempre siempre voy en autobus y descarto coger el metro por muy rápido que sea.
Muchas, muchísimas veces voy tranquilamente con la música dirigiendome a la parada del 9 después de trabajar, o del 71 la mayor de las veces y veo que el autobus está a punto de pasar por la parada y yo estoy bastante lejos entonces corro y corro y eso que odio ODIO sinceramente correr, me canso en seguida pero me esfuerzo muchísimo y corro hasta ahogarme y la verdad que pocas veces llego a la parada a tiempo y cuando llego y me subo olvido, nada más sentarme, el esfuerzo que me ha costado subirme en el bus y la recompensa que es no llegar tarde.

Pero la verdad, como decía, es que no llego casi nunca y veo como el bus pasa por mis narices totalmente impasible, orgulloso, frío y ignorante ante mi esfuerzo por llegar a él. Otras veces estoy esperandolo durante horas y cuando lo veo aparecer se me ilumina la cara y le digo muy sonriente ¡Buenos días! al conductor y él me lanza un gruñido. Otras veces, en los días de lluvia, creo que aquel que viene allá lo lejos es mi querido 71 pero cuando está a unos pocos metros veo que es un vulgar 11 y encima pasa por un charco y me moja todo y es un desastre porque aún pasará un tiempo hasta que me pueda poner ropa seca.

Sin embargo, sigo amando los autobuses, siempre, me hacen mil putadas: retrasos, malos humores de los conductores,billetes caros y esperas interminables. Pero me tropiezo mil y una vez con ellos creyendo que el próximo si será el mio y que siempre me llevarán por el camino correcto, el camino que lleva a casa.

Sin embargo, sigo amando amar.

lunes, 22 de diciembre de 2008

Pildoritas


Llevo varios días extraña de cojones: sensible, pesada, deprimida, catastrofista y no sabía qué coño me pasaba, donde se había metido mi normalidad. Hoy, nada más levantarme lo he entendido todo: llevo una semana y media sin tomarme la pildora porque me da perreria bajar a comprarla y después de 5 años tomandola pues el cuerpo creo yo que ya se ha hecho a esa hormona y ahora que no la tengo se han desatado ahi rayos y centellas.
Ahora que más o menos me imagino que me pasa creo que voy a saber volver a la normalidad o al menos hoy mismo me vuelvo a comprar la pastilla tanto porque debo tomarmela por prescripción médica como porque no me aguanto:)

domingo, 21 de diciembre de 2008

puntoyfinal


Mañana me voy a correr a la playa

High times


Supongo que habrá millones de personas que se han enamorado totalmente y han creído que un dia de estos les rebentaba el corazón de querer y que ese amor o no ha sido correspondido o ha habido mil factores circunstanciales que hacen que te rebiente el corazón pero de vacío. A veces me aferro a eso, a que hay millones de personas que han pasado por esto y que esto no es el final, sin embargo mi espirítu cabezota sigue en lo suyo y aún no quiere hablar de derrota aunque cuando llego a mi casa y todo me da vueltas solo quisiera arrancarme los ojos, el corazón y el sentido del tacto y volver a la comodidad de Nestor y su simpleza, el poder llegarle a querer un 2 dentro del 1 al 10 y no quererte un 1000 a ti.
Y tengo la mayor lucha interior de mi vida. Quiero decirte taaantas cosas y jamás es el momento de decirlas, pero son muchas y son como cuchillos dentro pero saldrán y se convertirán solo en pistolas descargadas, en garabatos en cualquier pupitre de la uni o en una servilleta de macdonalds si es que no me quieres oir. Y si es que no me quieres oir me iré a los viveros me revolcare en el cesped y volveré y ya no tendré cuchillos tendré el corazón lleno de porexpan, que ni siente ni padece.
Pero pronunciar la frase esa me da miedo, decirte que nadie te va querer como te quiero yo oido de mi propia voz será como desvirgar mi orgullo, yo que nunca me he rebajado a nadie me siento tan enganchada que cuando me di cuenta anoche corrí y corrí hasta llegar a mi casa porque no quería pensar, solo quería ahogarme, cansarme, sudar y eso jamás me había pasado, odio correr lo odio con mi vida y ayer lo necesitaba y necesitaba sentir que me faltaba el aire y que se me helaran las mejillas y todo a la vez, necesitaba tener la cabeza ocupada.

Supongo que cuando me dé cuenta de que nada de esto sirve correré todos los días, me iré a la playa y correré con rabia y con furia contra mi misma, correré para ahogarme y morirme de importentcia. Ahora ya no sé si estoy a tiempo de ser Marta la de siemrpe, y no Marta la que últimamente está más a la defensiva que nunca porque ve su autosuficiencia peligrar,porque se le traban las palabras y más cuando lo único que sabe hacer es beber y hacer el gilipollas.
Que ocurra un milagro porque no sé que coño hago con mi vida.

martes, 16 de diciembre de 2008

No más noches así


Ding Dong, las 07y27 minutos en el reloj del comedor de tu casa. Recordaré siempre este momento porque mientras suena esa hora tan familiar para mi miro los marcos de la mesita de noche de la cama de tus padres: tú con un perro, tú y tu abuela dandote un beso, tú en tu comunión, tú en tu micromundo. Y yo me tapo los ojos y pienso que estoy en mi cama mirando al techo pero aquí huele a sabanas, a suavizante y quizás se intuye el olor de alguna antigua colonia femenina escondida en el algodón de tu almohada.
Y los vuelvo a abrir y te veo sobando y quiero que te despiertes para darme un abrazo, solo uno y me callo, bueno no me callo porque ya estoy callada mirando al techo pero sí que me tranquilizo porque no paro de dar vueltas en la cama.
Tu no te enteras de nada pero yo estoy pensando en las consecuencias de todo esto y me imagino de repente una caida monumental de piezas de dominó y quizás esté relacionado con lo que pasará a partir de ahora cuando me ponga las bragas y me pire y no te vuelva a ver en una temporada o jamás mejor. Lo veo venir, jamás será lo mismo, qué coño he hecho, todo se irá a la mierda, blabla, tengo la seguridad de que pasará esto y te miro y me dan ganas de escupirte a la cara pero bueno, no tienes la culpa tú, la culpa la tiene la maldita atracción de mierda que nos envuelve.
Vuelvo a mirar al reloj y ni distingo las letras, de repente todo lo veo borroso, ¿qué coño me pasa?¿estoy llorando?¿yo?¿porque? pero no hay razones realmente, no lloro sino que por debilidad y por cansancio soy incapaz de retenerlas y caen dos o tres lágrimas despistadas que, cómo yo, no saben que coño hacen allí.

Me comería chocolate para celebrarlo, celebrar los nuevos tiempos que ni son peores ni mejores solo diferentes. Celebraría mi confusión cuando me lio con un tío y me doy cuenta de que a los 20 lo que toca es follar y no besar, acariciar, querer. Brindaría con champán por cada amiga mia que se abre de piernas a sus amigos y todo sigue igual luego.
Todo esto lo pensaba mientras me ponía las bragas, me levantaba de la cama, te dejaba dormido y te dejaba una nota, que tú jamás entenderías. "Tengo que dejarte o no voy a llegar. Me gusta cuando duermes y odio madrugar. No tienes porque sentirte mal, te echaré de menos hoy. Marta".

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Vértigo


Cuando todo me da vueltas y me ahogo en mi propia vida suelo tumbarme en la cama y poner alguna canción triste y mirar al techo con ojos que traspasan las toneladas de cemento de mi finca y miran directamente a un cielo estrellado que sé que existe pero que el techo no me deja ver. Suelo cantar en voz bajita la canción mientras mil escalofrios me recorren y liberan toda la materia oscura que guardo tas mi sonrisa perenne, siempre es así, sí.
Me levanto, me mareo, vuelvo a mirar al techo (que deja de ser cielo y vuelve a ser techo de hormigón) y vuelvo a salir a la calle, a congelarme. Últimamente estoy más triste de lo normal, no sé que me pasa y miro hacia adentro y solo veo profundidad y solo veo vértigo, y algo que me pasa y no sé el qué. Y he intentado a cantar una por una casi todas las canciones de elliott smith tumbada en la cama mirando al cielo, y he dejado a Nestor definitivamente (miedo me da decir definitivamente hasta que no llegue el día en que necesite un abrazo fuerte y no recurra, por desgracia, a él).
Y empiezo una espiral horrible, la de apagarme poco a poco sin saber porqué.

domingo, 7 de diciembre de 2008

Desastre


Eran las 7y32 o eso marcaba el rejoj de Blasco Ibañez y iba yo sola en el autobus. A ratos pensaba la pinta de yonki que debía de tener si me viera desde fuera: el maquillaje corrido haciendo ojeras negras, los ojos rojos de no dormir ni un minuto en 24 horas, el pelo enmarañado, la cara de no entender nada...
Miraba por la ventanilla y dejé de reconocer como propio todo lo que me estaba pasando, la Marta de hoy en día jamás volvería al pasado de esa manera, jamás podría haberle pasado lo que pasó pero realmente en ningún momento pensé en lo que pasó porque no tenía la mayor importancia pero sí que pensé que había perdido el control de mi vida y quise pensar que solo fueron unas horas y que al día siguiente sería todo como siempre. y jamás habría pasado nada.

[5 minutos más tarde] Se suceden las calles: Plaza de Tetúan, Calle de la Paz, Plaza de la Reina, Plaza del Ayuntamiento. Sigo teniendo el cerebro congelado y de repente no recuerdo nada, de repente me imagino una boca que habla y otra que me besa y yo diciendo me dais igual, no os quiero. Y miro para adelante y me va estallar la cabeza de no pensar o de pensar demasiado y creo que se ha detenido el tiempo o es un semáoforo en rojo y pienso que esto es una señal, que el rojo siginifica peligro.
Y pobre Nestor, que le dejado tirado mintiéndole además, ahora ya no va ser lo mismo, mañana mismo le digo que no quiero nada con él ni con nadie porque me explota la cabeza de darle vueltas y el corazón de querer sin condiciones a todos los que me tratan bien y también a los que me tratan mal.

[10 minutos más tarde] Estoy en mi casa. Esta noche he estado con mis amigas bailando, sí, eso diré.

miércoles, 3 de diciembre de 2008

De la muerte y de ti


Uno de los mejores recuerdos que tengo de mi vida es una noche del año 2004 en unas termas naturales de un pueblo de La Rioja. Yo estaba en un campo de trabajo con jovenes de toda España y habiamos hecho una ruta de 15 kilometros ese día, estabamos rebentados totalmente y había de cenar bocadillo de tortilla de patata, cosa que odio.
Una amiga me dijo que tenía marihuana a saco y que si no me gustaba el bocadillo que le pusiera marihuana que por una parte si te la comías subía mucho y por otra parte disfrazaba el sabor a tortilla. Yo dudé muchísimo, jamás había probado ni los porros ni quería probar jamás ninguna droga pero bueno, todos tomaron y yo tenía hambre pero con sabor a tortilla sabía que acabaría no comiendome el bocadillo. Me puso una cantidad bastante excesiva de marihuana en el bocadillo y me lo comí.
Era de noche y corría el aire, solo recuerdo que era una noche muy clara y que andamos por un sendero que habían focos en el suelo y ahí empezó la paranoia. Todo se magnifico, podía escuchar cada sonido a centenas de metros, cualquier mínimo crujido. Entonces encontramos las termas, eran 3 con temperatura gradual: 40, 35 y 30 grados y una casacada de agua helada.
Entonces todo se hizo más grande, me metí en la de 35 y la tensión, creo, que me bajo muchisimo y empezé a abandonarme a una sensación de total paz interior. Escuchaba a las ranas cantar, un ruido ensordecedor que para una persona normal sería inaudible, la luz de las estrellas me cegaba y recuerdo que había millones o trillones, un chico me empezó a hacer un masaje en la espalda y por unos segundos perdí la noción de donde estaba, solo oía agua, las ranas y el brillo de las estrellas. Pasaron horas así, aunque me tuve que salir y entrar varias veces pues estuve apunto de desmayarme varias veces debido al bajón de tensión que tenía, lo que más recuerdo es que en el tiempo que estuve alli solo pensaba que eso debía ser el nirvana. Luego fue un poco horrible, empezó a llover pero yo no me mojaba, todo el mundo corría pero los que habíamos comido de la sustancia mortal esta nos quedamos parados y vino protección civil y nos metió dentro de una furgoneta y allí vi el lado más chungo de la maria, empezé a tener paranoias brutales quería salir de allí y empezé con una risa tonta, no sé me sentía incapaz de comportarme como una persona normal.

Es una tontería pero recordé este episodio hoy cuando vi un video de Elliott Smith. Sé que suena extraño pero siento algo muy fuerte y muy extraño por Elliott, es una empatía fortísima, es como si cada vez que lo oigo con esa voz tan triste y que parece pedir ayuda a gritos fuese yo quien me oyese y no porque me sienta así sino porque cada vez que lo oigo siento más inevitable su muerte.
Cuando conocí su música, hace unos meses, no sabía que estaba muerto, lo escuchaba, me gustaba, su voz me decía ven, ven, ven a la espiral donde vivo, y yo entraba en ella y lloraba lloraba y lloraba y no sabía porque.
Un día, por internet, descubrí que hacía 5 años un 21 de octubre se clavó un puñal en el corazón, super certero, directo totalmente a la aorta. Y ahí es cuando lo comprendí todo, ahí es cuando me di cuenta de que me sentiría impotente por esto durante mucho tiempo (sí, lo sé, aunque estuviese vivo seguramente jamás lo conocería ni menos le podría ayudar)y que el tono suplicante y los ojos evitativos de elliott me acompañarán durante mucho tiempo.
Elliott hoy en día representa mi parte oculta, la parte triste, mi mitad más deprimida y acabada, que por suerte la tengo bien controlada.
Yo, si él viviera, me pasaba la vida a su lado cogiendole de la mano.