[Ingredientes: .Insomnio: 50% .Ilusión : 25% .Desilusión: 25%]

jueves, 22 de noviembre de 2007

La vida es sueño


Los inviernos siempre me pareció época de monotonías destructoras de la persona, de lloros hormonales y de riesgo de caída en picado del autoestima.
Quizás esté exagerando, quizás solo es una estación más con menos grados y con menos horas de luz y quizá esa falta de luz es la que motive que me pase el día bajo una permanente nostalgía imposible de cosas muy lejanas, con dolor de cabeza o con la lágrima fácil, o quizás solo me pasa a mí porque detrás de este invierno hubo un invierno que acabó con parte de mí.

Pero sé que ni esto, ni tú, ni yo acabarán conmigo ni con en el fondo mi escondida al público ilusión, ilusión de que algùn día yo cambiaré y yo empezaré a ver la vida como lo que es, un sueño que dura un momento...

martes, 20 de noviembre de 2007

Él y Ella


La mirilla de la puerta ofrecía una dantesca imagen
amantes desgarrados, brazos suplicantes.
El timbre sonaba incesante a un ritmo frenético, ding dong, ding dong
melodía de noche y de gatos desterrados.
En el interior de la casa, la calefacción creaba un ambiente distendido,
aire de rumores y de cortesía forzada,
ella solo esperaba a él pero él hacia tiempo que no quería esperarla.

Ella, enciende un cigarro y sale a la terraza,
niños y bolas de navidad acompañan el humo
miles de ojos la observan desde bajo.
Él le prometió que iría, que la visitaría en su refugio de libros y cacerolas,
que la besaría por última vez, que le diría al oído que no habría más futuro que esa noche, que su portazo sonaría a interrogante.

Él llega a su puerta, él toca el timbre incesante, ella mira por la mirilla y ve el pasado,él respira el ambiente distendido y respira la impaciencia de ella.
Él preferiría ahorrarse este mal trago, él preferiria sentarse y contemplar ante sus ojos la noche, preferiría nunca prometer, nunca aparentar amar.
Ella le toca el pelo, le sonríe, le mima, le adora, le abraza porque sabe que si no lo agarra es viento y se irá, porque sabe que si lo suelta se lo llevará el amanecer...

lunes, 12 de noviembre de 2007

Fracaso


Hoy podría contentarme con lo que tengo
callarme, aceptar, digo más claudicar y vencer
pero no sería una victoria sería una derrota a mi inconformismo
y bueno, podría dejar las cosas como están
y esperar el momento, pero esperar es perseguir
y lo que empezó como caído del cielo es ahora un objeto cotizado
y en aquello en lo que no puse energías es hoy en lo que me esfuerzo en que tu pongas las tuyas pero por otra parte pienso que yo no soy nadie para exhortarte a que te quedes, a que te impliques o que te enredes en mí.

Quizás es mi sensación, pero creo que mi principal fallo es que nunca me dijeron NO claro y alto, nunca me pusieron barreras y me dejaron un mundo de posibles éxitos y fracasos y lo tuve todo, y gane con mis propias manos pero perdí en las de otros, y ahora ni se ganar ni se perder, solo sé ver como pasan las cosas por delante y por necesidad o capricho prefiero perder.

sábado, 10 de noviembre de 2007

Las 8y27


Tú lo sabías, sabías mi llanto y mi purga
sabías de mis cicatrices en los puños y de mis noches en vela
sabías de mi gris pasado y de mis ganas de fuga
sabías que todo lo que pasaba por mi filtro era pena.

Tu lo intuías, intuías que la vida conmigo no sería fácil
intuías que al final te escaparías en una tarde de otoño
intuías que después de la vida no existía nada más fragil
intuías que detrás de ese adiós no habría retorno.

Tu lo creías, creías en que algún día sacarías a relucir tus agallas
creías que todo lo que yo sentía era clasificable como ilusión
creías que no sería tan orgullosa y diría "Por favor, no te vayas"
creías que lo único que quedaría de todo esto sería decepción.

miércoles, 7 de noviembre de 2007

Cerrado por felicidad


Me da pena ver mi blog tan muerto, me da tristeza ver mi vida tan muerta, pero objetivamente es todo lo contrario, me va todo bien y sonrío una media de 100 veces al día, me siento bien conmigo misma y eso es lo que me hace sentirme muerta.
Este blog nació en una primavera caprichosa, en la época en que tenía dos V enormes en la cabeza que lo dominaban todo, que lo sometían todo a su estado de ánimo, que el día era gris o rosa según sus palabras, eran meses de auténtico sometimiento, pero creo que me sentía llena, de confusión pero llena porque cada vez pienso más que el ser humano no busca la felicidad sino sentirse lleno o de dolor o de alegría pero sentir que le inunda una gran sensación.
Y bueno, ahora, no necesito escribir, pero porque este es un espacio de melancolía y me sabe a poco una mediocre felicidad que siento, supongo que la desintoxicación de ellos me ha dejado exhausta, supongo que me ha dejado feliz.